domingo, 26 de junio de 2011

Ayer vi llorar a dos mujeres. Ambas por sus hijos. Cada una con un punto de vista diferente. Pero me dolieron las dos.
Llego a su casa, y empezamos a hablar. Me cuenta cosas de su familia, me cuenta cosas de ella, de sus hijos y de la relación de su hijo mayor. Me dice que está sufriendo, que no lo están pasando bien ni ella ni su marido ni su hijo. Se echa a llorar porque no entiende la razón de tanto sufrimiento.
Por la tarde fui a buscarla y como no estaba acabé hablando con su madre, era el momento perfecto. De un momento a otro se queda callada y se pone a llorar. Decepción, mentiras, dolor, negación de la realidad. No sabe como hacerlo y por eso saber que lo está haciendo mal.
¿Y yo? ¿Qué hago yo? Se me hunden mis principios cuando no se como usarlos. Impotencia. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario