jueves, 3 de marzo de 2011

Mírame, no digas nada déjame ser del silencio la verdad que nos separa. Mírame, aquí me tienes vencida, ya tienes lo que buscabas, y esta vez lo has conseguido. Te vas, ocultando en el silencio las caricias que despiertas en los pliegues de otra cama, y el perfume de tu cuerpo, que envenena, lo derramas y a la orilla de otros besos, y otra noche que no acaba, hoy te vas... susurrándome "ya es tarde" condenándome al recuerdo, de esta forma tan cobarde. Dime al menos que no es cierto, miénteme antes de marcharte, que olvide por un momento que no es fácil olvidarte... Hoy te vas... Te creí, como una idiota, hipnotizada en tu boca, la mayor de las mentiras

No hay comentarios:

Publicar un comentario